Ejercicio y diabetes tipo 1

Independientemente del tipo de diabetes que tengas, la actividad física regular es importante para tu salud y bienestar general.

Con la diabetes tipo 1, es muy importante equilibrar tus dosis de insulina con los alimentos que consumes y la actividad que realizas, incluso si sólo estás haciendo trabajos en el hogar o en el jardín.

Planificar con anticipación y conocer la respuesta típica de la glucosa en sangre en tu cuerpo al ejercitarse puede ayudarte a evitar que tu nivel de glucosa en sangre suba o baje demasiado.

Previniendo las bajas

La respuesta de la glucosa en sangre al hacer ejercicio variará según:

  • tu nivel de glucosa en sangre antes de comenzar la actividad,
  • la intensidad de la actividad,
  • la cantidad de tiempo que estés activo,
  • y los cambios que has realizado en las dosis de insulina.

A veces las personas experimentan una disminución en la glucosa sanguínea durante o después del ejercicio, por lo que es muy importante controlar el nivel de glucosa en sangre, tomar las precauciones adecuadas y estar preparados para tratar la hipoglicemia (bajo nivel de glucosa en sangre).

Para saber cómo te afectan los diferentes tipos de actividad, debes verificar con frecuencia tu nivel de glucosa en sangre antes, durante y después de una sesión de ejercicio.

Una mayor actividad puede significar que necesites reducir tu dosis de insulina o consumir algunos carbohidratos adicionales antes de hacer ejercicio para mantener tu nivel de glucosa en sangre en un rango seguro. Algunas actividades pueden hacer que tu glucosa en sangre baje rápidamente, mientras que otras no.

Si tus niveles de glucosa en sangre están disminuyendo antes de un entrenamiento, toma un refrigerio antes del ejercicio. Siempre lleva alimentos o bebidas con carbohidratos (como jugos) que elevarán rápidamente tu glucosa en sangre. Puede tomar un tiempo descubrir qué funciona mejor para ti.

Si tu nivel de glucosa en sangre es inferior a 100 mg/dl antes de comenzar tu actividad, intenta tomar un refrigerio con carbohidratos pequeños (unos 15 gramos) para aumentar tu glucosa en sangre y reducir el riesgo de hipoglicemia. Ésto es especialmente importante si anticipas que los niveles circulantes de insulina de tu cuerpo serán más altos durante el tiempo que haces ejercicio y si vas a hacer ejercicio por más de 30 minutos.

Si usas bomba de insulina, puedes evitar agregar un refrigerio adicional al disminuir la tasa de insulina basal durante la actividad.

Si tiene repetidos problemas con la caída de su glucosa en sangre durante o después del ejercicio, consulte a su médico.

Cuando su nivel de glucosa en sangre es alto 

La glucosa en la sangre también puede elevarse durante o después del ejercicio, especialmente cuando se realiza un ejercicio de alta intensidad que aumenta los niveles de la hormona del estrés (es decir, la hormona que eleva la glucosa).

Si tu glucosa en sangre es alta antes de comenzar a hacer ejercicio, revisa tu sangre u orina para detectar cetonas. Si la prueba de cetonas da positivo, evita la actividad vigorosa.

Si no tienes cetonas en la sangre o en la orina y se sientes bien, deberías estar bien hacer ejercicio.

El papel de tu equipo médico

Tu equipo de atención médica puede ayudarte a encontrar el equilibrio entre la actividad, los alimentos y la insulina.

Cuando quieras conocer tu reacción ante diferentes actividades, lleva un registro de tu actividad y tus números. Tu equipo médico puede usar esa información para sugerir ajustes.

Fuente: www.diabetes.org






  • Autor: http://www.diabetes.org
  • Fecha: 2018-02-07